Aunque es una práctica sencilla, el poder de la respiración es importantísimo para nuestra supervivencia y decisivo para nuestro bienestar.